abril 24, 2008

Dulces recuerdos..

Mi madre & yo...
Ahora que estoy en la víspera de mi viaje he podido analizar y caer en cuenta lo mucho que las personas nos llegan influenciar, asi como lo rápido que logran tomar un lugar en tu vida...aunque sea en la detestable rutina.

Particularmente trato de no pensar en eso, pues confieso que si bien estoy super emocionada por la nueva experiencia, admito que son muchos los momentos que me perderé, amen de la siempre gratificante compañia de los protagonistas!!.

Hoy en especial, sentí un golpe de esa nostalgia por mi madre (que para nada es una persona cualquiera en mi mundo): ella es una mujer sumamente amorosa y tierna, con la que tengo el rico placer de tener muchas conversaciones en esos agobiantes momentos de oficio, siendo por supuesto, la cocina nuestra cómplice silente en los momentos del corre corre matutino.

Esa mujer a la que adoro con todo mi ser y mi uno de mis principales motivos para querer superarme, siempre se pasa los días haciéndome saber la falta que le haré para las ayudas y las compañías...pero esta mañana fue hermosamente diferente.

Ella tiene la costumbre de tocarme la puerta varias veces para despertarme, hoy al tocarme por quincuagésima vez diria yo, se acercó a mi cama, se sentó a mi lado y empezó a decir la falta que le haré; la verdad es que no sé si lo dijo teniendo en cuenta que si la escuchaba o no y sinceramente, con lo hermoso de ese momento me daba lo mismo.

Con esa ternura que sólo una madre puede dar se sentó a mi lado y me acarició el rostro con un amor y una calidez que he de confesar, tenía mucho que no sentía tan mía; sentí esa hermosa vulnerabilidad que vivimos en la infancia; esa cuyo metamensaje es "no te preocupes, mi amor, que yo te protegeré del mundo...no tengas miedo".

Fueron los dos minutos (me atrevo a decir) más hermosos que he vivido en mucho, muchisimo tiempo y de los que estoy mas que segura, extrañaré en demasía!!

Confieso que las ganas de trabajar no habían despertado aún, que intenté tomar el malestar de gripe como excusa para no ir y con pena confieso tambien, que como cuando niña que no quería ir al colegio, le dije entre dientes "mami, me siento mal...me duele la cabeza y la garganta". Ella, solo atinó a decir "No puedes faltar, te vas de viaje y no puedes faltar; Anda, levantate para que me ayudes" Me dió un beso y salió de la habitación.

Me quedé un rato, saboreando ese hermoso momento madre-hija-niña que finalizó y como siempre, oliendo los vestigios de su aroma, que desde siempre me han encantado...

...¡¡Son muchas las cosas que extrañaré, pero son muchas las que viviré!!...

6 comentarios:

DrLacxos dijo...

hayyyyyyy que lindo!, son momentos que guardamos para nunca olvidarlos!

oye ese viajecito es corto!, tu vuelves de una vez!, jejej hey y cuando pasas por NY?

Maria Estilia dijo...

awww que lindo!

me hizo recordar de la forma en que mi papa me despierta jejeje!

LoLa Vasquez dijo...

Lacxos mano, si supieras k esos momentos..y ESE momento me mantendran muy nostalgica jeje...de NY, tengo k caer alla aunke sea de paracaidas!! hay par de gente k si no las veo ME PI-CAN! con eso te digo..

Rullia, me imagino a tu papa tumbandote la puerta: OYE, MUJEL...RULLIA DEPIERTESE CARAJO!! UNA MUJEL TAN VIEJA DIKE LEVANTANDOLA..LEVANTESE!!...MIRA MUCHACHO BUCAME LA PONCHERA CON AGUA E' NEVERA" JAJAJAJA..Diantres me encanta joderte!!
muacks!

Mya dijo...

jejejej que tierno, la verdad es que esos momentos ni con mastercard se pueden comprar.. just priceless :p

alguito dijo...

Solo queiro decirte que hiciste que una lagrimita se asomora a mis ojillos...Que besho!!! Me acuerda mucho a mi madre...que la amo muchisimo y asi mismo me despierta.

Paola Francerys dijo...

Indescriptible las emociones ke salen de uno en momentos así.

A mi se me recoge el corazón y no me salen las palabras.

Kisses.

Pao.